Make your own free website on Tripod.com

DESOBSTRUCCIÓN DE LA VÍA AÉREA.

CONCEPTO.

Consiste en la permeabilización de la vía aérea en personas con obstrucción de la

misma ocurrida por cuerpos extraños y/o atragantamiento.

INDICACIONES.

Está indicada en toda persona que sufre obstrucción de la vía aérea como

consecuencia de objetos que dificulten de manera importante o que dificulten la

ventilación.

TÉCNICAS.

Si el objeto que obstruye la vía aérea es accesible, podrá procederse a su extracción

directa con los dedos, caso contrario, no se debe intentar su extracción ya que puede

ser introducido hacia zonas más lejanas.

Si el afectado tose e intenta expulsar el objeto, se debe dejar que siga haciéndolo

pues es mejor que cualquier otra técnica, sin embargo, si deja de toser, se debe

ayudar a expulsar el objeto mediante el empleo de diversas técnicas entre las que

mencionamos el barrido digital de la cavidad bucal, la maniobra de Heimlich y los

golpes interescapulares en lactantes.

BARRIDO DIGITAL DE LA CAVIDAD BUCAL.

Se emplea en adultos inconscientes y tiene por finalidad la movilización y extracción

del cuerpo extraño.

Comienza con la apertura de la boca del paciente, agarrando con el pulgar y los dedos

del reanimador la lengua y la mandíbula de aquel, traccionando de ellas hacia arriba.

Después se introduce el dedo índice de la otra mano del reanimador en la boca del

paciente y se avanza, lateral y profundamente, hasta alcanzar la base de la lengua.

Con el dedo índice en forma de gancho se desenclava el objeto y se lleva hasta la

boca para sacarlo con extremo cuidado.

MANIOBRA DE HEIMLICH.

El objetivo de la misma es producir un aumento de la presión intratorácica que genere

un flujo aéreo espiratorio capaz de expulsar el cuerpo extraño.

En El Paciente Consciente:

Se realiza con el paciente de pie o sentado. El reanimador se sitúa por detrás del

paciente, rodeando con sus brazos el abdomen de éste y colocando un puño cerrado

en el epigastrio bajo el apéndice xifoides y el reborde costal. Con la otra mano se

agarrará el puño y presionará sobre el epigastrio con movimientos enérgicos dirigidos

de abajo hacia arriba.

En obesos o embarazadas la maniobra se efectúa situando el puño en el tercio medio

del esternón y presionando hacia atrás.

Esta maniobra se repetirá hasta la expulsión del cuerpo extraño o hasta la

inconsciencia del paciente.