Make your own free website on Tripod.com

HEMOSTASIA DE PUNTOS SANGRANTES.

CONCEPTO.

Consiste en el intento de control de una hemorragia externa.

INDICACIONES.

La hemostasia debe realizarse siempre que exista una zona de sangrado externo.

TECNICA.

La técnica de la hemostasia de puntos sangrantes depende del origen o zona del

sangrado (por ej. epistaxis, heridas incisocontusas, traumatismos, etc.).

El control de la hemorragia externa se realiza por presión directa sobre el punto de

sangrado, con un paño limpio o similar.

El control de hemorragias internas en tórax y abdomen, o por fracturas importantes,

requieren control en quirófano, por lo que deberá ser en un hospital y no debe por

tanto, retrasarse el traslado del paciente.

En el caso de hemorragia importante en fracturas de extremidades, se puede

conseguir un control parcial con inmovilizadores neumáticos.

Si existe hemorragia externa o interna por debajo del diafragma, como fracturas de

pelvis y lesiones abdominales, se puede utilizar, aunque controvertido, el pantalón

antishock; las ventajas del uso de éste superan los inconvenientes en el caso de

transportes prolongados.

PRECAUCIONES ESPECIALES.

Al intentar cohibir una determinada zona de hemorragia hay que tener en cuenta

algunos aspectos como son:

El uso de torniquetes debe reservarse para las amputaciones traumáticas de

los miembros; su uso se desaconseja en otras situaciones ya que puede producir

lesiones severas en la zona de la extremidad distal al torniquete.

El shock del paciente politraumatizado es, en la mayoría de los casos, de

origen hipovolémico, por lo que el tratamiento estará fundamentalmente dirigido al

aporte de fluídos.

Una estimación grosera del estado circulatorio y la presión arterial del paciente

se obtiene por la palpación de pulsos; Si hay pulso carotídeo, la PA sistólica

aproximada está sobre 60 mmHg ; si hay pulso femoral, estará sobre 70 mmHg; y si

hay pulso radial, estará sobre 80 mmHg.

RESULTADOS ESPERADOS.

El control de la hemorragia puede evitar la entrada del paciente en shock

hipovolémico.

Sin embargo, siempre que sea posible se deberían tomar medidas complementarias,

como la canalización de vías periféricas de grueso calibre con adecuado aporte de

fluídos.