Make your own free website on Tripod.com

MASAJE CARDIACO EXTERNO.

CONCEPTO.

Técnica mediante la cual se realizan compresiones torácicas externas con el propósito

de expulsar la sangre del corazón, y movilizarla hacia los diferentes tejidos.

Estas compresiones torácicas, realizadas a una velocidad superior a 80 por minuto,

garantizan una perfusión mínima a dichos tejidos.

INDICACIONES.

Está indicado cuando;

· La parada cardiorespiratoria no sea consecuencia de una enfermedad terminal.

· No existan signos indiscutibles de muerte biológica (rigidez, livideces...).

· La parada no lleve más de diez minutos de evolución sin aplicar RCP básica.

· En ausencia de seguridad absoluta se concederá a la víctima el beneficio de la

duda, y se iniciarán maniobras de RCP.

· En determinadas circunstancias (hipotermia, ahogamiento o intoxicación

farmacológica) procederemos a realizar RCP aunque la parada cardiorespiratoria

lleve más de 10 minutos de evolución.

TÉCNICA.

Masaje cardíaco en el adulto

Para realizar el masaje cardíaco externo:

Se coloca al paciente en decúbito supino, sobre una superficie dura y con la cabeza, el

tronco y las extremidades alineadas.

El reanimador se coloca con los brazos extendidos perpendicularmente sobre el centro

de la caja torácica del paciente, colocando las manos en el punto elegido para el

masaje. Para localizar el punto del masaje, el reanimador seguirá con sus dedos el

reborde costal del paciente hasta su unión con el esternón. Con el dedo medio en ese

punto, se coloca el dedo índice a su lado. A continuación de los dedos se apoya el

talón de la otra mano sobre el esternón (a nivel del tercio inferior del mismo). Sin variar

la posición de la mano, colocar el talón de la otra encima y entrelazar los dedos de

ambas manos, cuidando que siempre queden ubicadas en el tercio inferior del

esternón, en la línea media.

Una vez elegida la posición del masaje, el reanimador debe colocar sus brazos

extendidos perpendicularmente sobre el esternón del paciente.

Con los brazos así colocados, presionar el esternón hasta descenderlo

aproximadamente 4-5 centímetros. A continuación se deja de presionar permitiendo

que el tórax se eleve sin perder contacto con el área de masaje, repitiéndose a una

velocidad de al menos 80 compresiones por minuto.

En situaciones de parada cardiorespiratoria, deberán realizarse secuencias de

ventilación-compresión a una relación de 2-15 respectivamente si hay sólo un

reanimador y de 1-5 respectivamente si hay dos reanimadores.

Masaje cardíaco en el niño entre 1 y 8 años

Se aplicará el masaje cardíaco con el talón de una sola mano, a una distancia de dos