Make your own free website on Tripod.com

VENTILACIÓN BOCA-BOCA.

CONCEPTO.

Mecanismo de ventilación que se basa en insuflar aire espirado del reanimador a

través de la boca del paciente.

Emplearemos la ventilación boca-bocanariz en caso de que el paciente sea un niño

menor de un año, y la ventilación boca-estoma en los pacientes con traqueostomía.

INDICACIONES.

Está indicada en todo paciente con pérdida de la ventilación espontánea si carecemos

del instrumental adecuado.

Está indicada cuando;

· La parada cardiorespiratoria no sea consecuencia de una enfermedad terminal.

· No existan signos indiscutibles de muerte biológica (rigidez, livideces...).

· La parada no lleve más de diez minutos de evolución sin aplicar RCP básica.

· En ausencia de seguridad absoluta se concederá a la víctima el beneficio de la

duda, y se iniciarán maniobras de RCP.

· En determinadas circunstancias (hipotermia, ahogamiento o intoxicación

farmacológica) procederemos a realizar RCP aunque la parada cardiorespiratoria

lleve más de 10 minutos de evolución.

TÉCNICA.

SI EL PACIENTE NO RESPIRA Y TIENE PULSO.

Se permeabiliza la vía aérea del paciente mediante la maniobra frente-mentón o la

de elevación mandibular si es el caso. El reanimador hace una inspiración profunda,

pinza la nariz del paciente y coloca sus labios alrededor de la boca del paciente,

asegurándose sellarla bien para evitar que se escape el aire que insufla. En ésta

posición debe soplar de manera uniforme en la boca del paciente hasta que el tórax se

eleve. Sin modificar la posición del paciente, retirar la boca y permitir que el tórax

descienda pasiva y completamente. A continuación se inicia la siguiente insuflación.

Deben darse aproximadamente 10 insuflaciones en un minuto.

Seguidamente telefonear pidiendo ayuda. Continuar ventilando, verificando cada 10

insuflaciones la presencia o no de pulso; si este desaparece será necesario combinar

las ventilaciones con las compresiones torácicas externas, según se explica en el

siguiente apartado.

Verificar cada 10 insuflaciones la presencia o no de pulso; si este desaparece será

necesario combinar las ventilaciones con las compresiones torácicas externas.

SI EL PACIENTE NO RESPIRA Y NO TIENE PULSO.

La primera medida es telefonear, activando el sistema de emergencias.

Seguidamente colocaremos al paciente en posición de RCP (decúbito supino, sobre

una superficie dura, con la cabeza no más alta que el resto del cuerpo), abriremos la

vía aérea, ventilaremos 2 veces, y se realizarán 15 compresiones torácicas,

continuando con una relación compresión-ventilación 15:2.